Вы находитесь на странице: 1из 11

CICLO CARDIACO

Se conoce como ciclo cardiaco o latido cardiaco al conjunto de


fenómenos eléctricos y mecánicos que se presentan durante una contracción
y una relajación completa del corazón. Las dos grandes fases del ciclo
cardiaco se dividen, a su vez, en varias subfases que son:

CONTRACCIÓN O SÍSTOLE CARDIACA:


1) Fase isovolumétrica
2) Fase de expulsión rápida o máxima
3) Fase de expulsión reducida o mínima

RELAJACIÓN O DIÁSTOLE CARDIACA:


1) Fase de relajación isovolumétrica
2) Fase de llena ventricular rápido
3) Fase de llene ventricular lento
4) Fase de sístole auricular
En el Ciclo Cardiaco se estudian:

1.- Los fenómenos mecánicos producidos por el ciclo cardiaco, que consisten
en cambios de presión dentro de las cavidades cardiacas, a sí como,
dentro del sistema de las grandes arterias que salen del corazón, además,
de considerar los cambios de volumen de sangre dentro de los ventrículos
y los ruidos producidos en diferentes fases de estos fenómenos
mecánicos.

2.- Los fenómenos eléctricos (electrocardiograma) que dan origen a esta serie
de fenómenos mecánicos.
FENÓMENOS MECÁNICOS

Se analiza en primer término los fenómenos que se presentan en el lado


izquierdo del corazón y posteriormente los fenómenos mecánicos en el lado
derecho.

CURVAS DE PRESIÓN (LADO IZQUIERDO DEL CORAZÓN)

- Durante el curso de la contracción cardiaca, las diferencias de presión van a


determinar la abertura o cierre de las válvulas. Por este motivo, en ciertos
periodos algunas cavidades cardiacas están en comunicación (aurículas y
ventrículos en diástole, ventrículos y arterias en sístole) y en otros periodos
estarán separados (aurículas y ventrículos en sístole, ventrículos y arterias en
diástole)

CURVAS DE PRESIÓN VENTRICULAR IZQUIERDA


Como ya se mencionó el análisis se hará en el lado izquierdo del corazón. Los
fenómenos mecánicos que se presentan en el lado derecho son similares; la
única diferencia consiste en que la presión son 1/5 (25 mmHg) del valor de la
presión registrada en el lado izquierdo (120 mmHg).
A B C D E F G
Fase de Sístole Ventricular:

- Al final de la sístole auricular, el ventrículo ha completado su llene sanguíneo, las


válvulas aórticas se encuentran cerradas y las válvulas aurículo-ventriculares se
cierran.

- Se inicia la fase isovolumétrica (columna B) de la contracción, en el cual


ventrículo presenta aumento de la tensión sin modificar su volumen, puesto que
las válvulas aurículo-ventriculares se encuentran cerradas y las válvulas aórticas
aún no se han abiertos.

- Cuando la presión intraventricular se hace mayor que la presión dentro de la


Aorta (alrededor de 80 mmHg), las válvulas aórticas se abren; esto señala el
comienzo del periodo de expulsión rápida o máxima (columna C), seguida de
la fase de expulsión reducida o mínima (columna D). Durante ambas fases,
parte de la sangre contenida en el ventrículo es expulsada al sistema arterial,
subiendo la presión en el ventrículo y en la arteria aorta a un máximo de 120
mmHg durante la expulsión máxima y disminuye durante la expulsión reducida.
Al final de la expulsión reducida comienza la fase de relajación o diástole, en la
cual disminuye aún más rápidamente la presión ventricular y las válvulas
aórticas se cierran, cuando la presión intraventricular se hace inferior a la
presión que existe dentro de la arteria.
Fase de Diástole Ventricular:

- Comienza con el cierre de las válvulas aórticas. Posteriormente, la relajación


ventricular produce una disminución brusca de la presión intraventricular y
corresponde a la fase de relajación isovolumétrica (columna E) durante la
cual, tanto las válvulas aórticas, como las aurículo-ventriculares se encuentran
cerradas. Cuando la presión intraventricular se hace inferior a la presión que
existe dentro de las aurículas, las válvula mitral se abre. A partir, de este
momento, el ventrículo y la aurícula forman una cámara única de presiones casi
iguales, se inicia ahora la fase llene ventricular con 3 periodos:

- Llene ventricular rápido (columna F), durante la cual el ventrículo se llena en


casi un 80% y al final de la cual hay un pequeño aumento de presión
intraventricular.

- Llene ventricular lento o diástasis (columna G) durante la cual la presión


intraventricular no cambia.

- Sístole auricular al final de la diástole cardiaca, durante la cual se produce


una pequeña elevación de la presión intraventricular (columna A).
Curva de presión auricular
- La sístole auricular, que precede a la contracción ventricular, produce un pequeño
aumento de presión en la aurícula que se ha denominado onda a. a
- Al comienzo y durante la contracción isovolumétrica ventricular, se produce
un nuevo aumento de presión dentro de la aurícula, debido a que el brusco
aumento de presión intraventricular empuja las válvulas aurículo-ventriculares hacia
las cavidades auriculares, las cuales no disminuyen su capacidad, ya que continúan
recibiendo sangre. Esto forma la onda c.
c
- Durante la etapa de expulsión rápida de sangre desde el ventrículo, cae la presión
intraauricular, ya que las válvulas aurículo-ventriculares vuelven a desplazarse
hacia los ventrículos, cuya sangre es rápidamente vaciada hacia las arterias. Sin
embargo, luego comienza a subir la presión auricular a medida que continúa la
expulsión ventricular, ya que las aurículas continúan recibiendo sangre desde las
venas y las válvulas aurículo-ventriculares se encuentran cerradas. El aumento de
presión continúa hasta que la presión auricular se hace mayor que la presión
intraventricular (término de la etapa de relajación isovolumétrica) y por diferencia de
presión entre aurícula y ventrículo, se abren las válvulas aurículo-ventriculares,
ingresa sangre a los ventrículos y baja rápidamente la presión auricular dando
origen a la onda v,v que se presenta al inicio del llene ventricular rápido. Durante la
fase de llene lento la presión intraauricular permanece ligeramente sobre la presión
intraventricular.
Curva de presión arterial

- Durante la fase de diástole, la presión dentro del sistema arterial es mayor que
dentro de los ventrículos y por lo tanto, las válvulas sigmoideas se encuentran
cerradas.

- Cuando la presión ventricular se hace mayor que la presión arterial, las


válvulas sigmoideas se abren, comenzando la expulsión rápida de sangre. Las
cavidades ventriculares y arterial forman entonces, una cámara única y se
expulsa la sangre hasta el sistema arterial, subiendo la presión en la arteria.
Posteriormente, desciende la presión al cesar la expulsión de la sangre y se
cierran las válvulas sigmoideas cuando la presión arterial se hace mayor que la
presión intraventricular, debido a que la sangre en la arteria tiende de nuevo a
volver al ventrículo por inercia y contribuye a cerrar la válvula. Una vez cerrada
la válvula y ayudada por la elasticidad de las paredes arteriales, que ahora se
retraen, es decir, vuelven a su posición previa a la expulsión sanguínea, se
produce una reflexión o choque de la onda sanguínea sistólica sobre la pared
arterial, produciendo un nuevo aunque pequeño aumento de presión conocido
como onda dícrota (d). Posteriormente la curva de presión continúa un descenso
regular hasta que se presenta nuevamente el sístole; el punto en que se alcanza
la menor presión es la presión diastólica.
Volúmenes sanguíneo ventricular

- Los volúmenes ventriculares izquierdo y derecho son idénticos:

* Volumen Final de Diástole (VFD)


o = 140 ml
Volumen Telediastólico (VTD)

* Volumen Sistólico (Vs)


o = 70 ml
Volumen latido

* Volumen Residual
o = 70 ml
Volumen Telesistólico
Ruidos cardiacos
La actividad mecánica del corazón da origen a ruidos que permiten localizar
en forma auditiva la fase del ciclo cardiaco. Se perciben en general, como
sonidos Lub – Dub:
Dub un primer ruido de tono bajo, seguido por un segundo
ruido más corto, de tono más agudo. Existen dos ruidos adicionales que se
auscultan sólo en ciertas condiciones.
- El primer ruido cardiaco, está asociado al cierre de la válvula mitral y
tricúspide, al comienzo del sístole ventricular.
- El segundo ruido cardiaco, es por lo general, de mayor frecuencia y de
duración más corta que el primero. Marca el fin del sístole cardiaco y está
asociado con el cierre de las válvulas sigmoideas.
- Un tercer ruido cardiaco. Está asociado con la fase de llene ventricular
rápido; puede ser fisiológico en personas jóvenes o después del ejercicio.
- El cuarto ruido cardiaco. Está asociado con la última fase del llene
ventricular, es decir, el sístole auricular; no es audible y sólo se puede registrar
con fonocardiografía.

Los componentes de los ruidos cardiacos están asociados con la aceleración y


desaceleración brusca de la sangre en el corazón y vasos, que producen
vibraciones que llegan a la superficie del tórax,